Dudas o consultas dirigirse a: info@metafisicactes.com.ar - TE:3783 - 462889 - CEL: 3783 - 595930 Dirección: San Lorenzo 1158 - MAIL: dorita_genioclub@hotmail.com
RUBÉN CEDEÑO: SIENDO EL CRISTO

Paráfrasis de la “Imitación de Cristo” de Tomas de Kempis

NOTA

“Siendo el Cristo” de Rubén Cedeño es la paráfrasis de la “Imitación a Cristo” de Tomas de Kempis. Cualquier paráfrasis es un recurso literario didáctico, legalmente aceptado en el mundo entero, que consiste en que sin reproducir la obra original, otro autor la imita y muestra de manera subjetiva con una comprensión personal de la obra, que en este caso es a la Imitación a Cristo a luz de la Metafísica y que da la información que este escrito contiene usando el recurso de sinónimos para evitar la repetición de los términos originales y en el caso de algunas palabras estas son reemplazadas por una frase que las explica, y así se va exponiendo el contenido del texto para aclararlo en todos sus aspectos y comprensión. Por dar un ejemplo, el famoso escritor español Fray Luis de León hizo paráfrasis de algunos Salmos y del libro de Job que se encuentra en la Biblia. La mayoría de los estudiantes y profesores inteligentes hacen del uso de las paráfrasis cuando un tema de un gran autor lo interpretan y explican en sus palabras ¿Porque hago esta paráfrasis de la Imitación a Cristo en el libro “Siendo el Cristo” ? Por una estima y amor tremendo que le tengo a la obra original considerando que para toda persona espiritual, poner en practica lo aquí dicho es de suma importancia y que sin ello estaría fallida su formación espiritual y todo el que tenga un deseo de espiritualidad muy grande, aquí lo encontrara explicado de tal manera que ninguna obra lo expone igual, y se que en algunas partes tiene que ser reconsiderado y expresado de forma diferente a la Luz de la Metafísica y por eso lo hice.

“La Imitación de Cristo” es la obra mística medieval mas conocida en el mundo entero ya que induce al más alto grado de aplicación y desarrollo de la Presencia Cristica. Dice el místico español Fray Luis de Granada: «Hallamos en este libro el remedio para todos los males del alma; un maná escondido para quienes gustan las delicias del espíritu; una luz inextinguible que nos enseña a conocernos y ver lo que nosotros mismos no alcanzamos, y, en fin, la ciencia de la salvación que nos induce a vivir y morir como verdaderos cristianos.»

Esta obra es la perfecta compañía inseparable de los ascetas, devotos, practicantes del espíritu, un breviario para la gente que vive en el mundo pero quiere vivir en el como si fuera el claustro de un Retiro Eterico o Templo Espiritual. “La Imitación de Cristo” es el programa de cómo debía ser la vida de cada persona que vivencia la espiritualidad ya que da mucha belleza de perfección y purificación y produciendo un cambio en nuestras vidas para vivir como solo lo haría alguien con el Cristo Interno totalmente despierto.

COMPOSICION
La Imitación de Cristo se compone de cuatro libros sin conexión lógica entre sí, ya que parecen cuatro obras independientes que fueron reunidas pero que en su conjunto conforman una especie de «directorio espiritual» con una misma idea. Aunque los primeros manuscritos de la obra solo contienen el primer libro. Su enseñanza siempre es enfocada hacia la práctica, poniendo la vida espiritual al alcance de todo el que lo lee. Expone como vivir en la abnegación, la práctica de los Aspectos y Principios de Dios además de la unión con El Cristo Interno.

Esta obra expone la dificil Ciencia Sagrada de cómo vivir en el mundo con una intensa vida interior abandonando lo externo y yendo a la soledad a encontrar a Dios en el claustro interior; deseoso de paz y consuelo, haciendo de el la guía espiritual perfecta.

EL AUTOR
Sobre el autor no se sabe casi nada hasta tal punto que se ha creído que su nombre es un seudónimo o la obra colectiva de varios monjes medievales europeos. Tomás Kempis nació en Kempen, diócesis de Colonia, cerca Krefeld en Alemania, hacia el año 1380. Fue canónigo regular de la Orden de San Agustín ya que se nota en la obra que profesaba su regla y conocía sus obras. Desencarno el 25 de julio de 1471 a los 92 años de edad, después de haber ejercido varios cargos importantes en la comunidad, como el de maestro de novicios y sub-prior. Dejo varias obras escritas, sirvió a Dios durante setenta años de forma austera, virtuosa, fervorosa, de tal forma que todos admiraban su forma de vida. Era de baja estatura, amante de la soledad y se complacía de hablar piadosamente estimulando el afecto, despertando la inteligencia e instando a vivir de acuerdo la “Voluntad de Dios”. Vivía al margen de las cosas del mundo, era afable y dulce con todos y al máximo con las personas espirituales y humildes. Era muy devoto de la Pasión del Maestro Jesús, y tenía un don muy especial para consolar a los que sufrían tentaciones y otras penas interiores.

Esta obra se preocupa más de inspirar en las personas el deseo de ascender hacia el gozo espiritual que de satisfacer la curiosidad de la mente. Esta era el libro de cabecera de Santa Teresita del Niño Jesús, Santa Bernadette y Santa Teresa de Ávila.

CAPITULO 1
De Ser como el Cristo, y despego de todas las vanidades del mundo.

1. Cada quien a cada momento debe querer ser como es su “Cristo Interior”, para no andar confundido. Estas palabras nos instan a que asumamos la vida y virtudes Cristicas si queremos verdaderamente estar Iluminados y libres de toda ceguedad de la mente y el corazón. Sea, pues, nuestro estudio, pensar y sentir en la vida viviéndola como los Santos y los Maestros Ascendidos.

2. Los Principios Cristicos exceden a la vida de todos los Santos y Maestros; y el que anhela desenvolver el Espíritu Cristico hallará escondido en el un alimento manado del cielo. Pero sucede que muchos, aunque a menudo oigan las Enseñanzas de los Maestros y los Santos, no les gustan mucho porque no tienen despierta la Voluntad de vivir dentro del Espíritu Cristico. A todos nos conviene vivir nuestra existencia externa conforme es nuestro “Cristo Interno”.

3. ¿En qué te aprovecha comprender, saber de memoria, exponer y discutir planteamientos de las Enseñanzas Espirituales, si no eres humilde y no cumples con aquello que sabes, expones y discutes? Por cierto, las palabras de intelectualidad espiritual no hacen santo ni justo a nadie; mas la “Vida Virtuosa” hace al “Ser Humano” agradable ante la Presencia de Dios, los Santos y los Maestros. Es mejor concienciar y arrepentirse de nuestros errores que saber exponer y definir palabras de erudición espiritual. Si supieses todos los libros de los Maestros y los dichos de todos los filósofos, ¿ de qué te aprovecharía todo sin Caridad y la Gracia de Dios? Sin Amar y Servir a Dios y a la humanidad en general todo lo demás es vanidad. Gran Sabiduría es desentenderse y despegarse de lo externo y poner la mente y el corazón en los Reinos Celestiales.

4. Es mucha vanidad estar buscando ser rico y posesiones perecederas solo por placer y presumir, y esperar en ellas satisfacciones. También es vanidad desear que lo honren a uno y ensalzarse vanamente de lo que se es y se hace. Vanidad es vivir satisfaciendo los deseos del cuerpo físico, las emocional y el intelecto, deseando aquello por donde después es necesario pagar karma. Vanidad es desear larga vida, y no cuidar que sea buena. Vanidad es mirar solamente esta presente encarnación, y no prever las que vienen. Vanidad es amar lo que rápidamente se pasa, y no buscar con esmero el Bienaventuranza Eterna.

5. Acuérdate siempre de que: No se cansa el ojo de ver, el oído de oír, la piel de sentir, el olfato de oler y la boca de saborear. Procura, pues, desviar tus sentimientos y tu mente de lo visiblemente externo, y llévalos a lo que va mas allá de lo físico a lo invisible; porque los que siguen sus pensamientos y deseos por cosas externas, contaminan su mente y pierden de vista el “Vivir en la Gracia de Dios”.

 

 

 

Comentarios y Sugerencias a webmaster@metafisicactes.com.ar